Universitétskaya

 Salida a la parcela, cuya superficie es menos de cien metros cuadrados, es solo desde la casa. La dueña tiene un gran amor a flores, un niño chiquito y un perro basset. ¿Cómo unir todo eso en una solo parcela de tierra tan poca? Todo el mundo sabe, que a este tipo de perros les gusta cavar el suelo, dañando las plantas. Y un bebe siempre trata de perderse entre matas, pinchándose con espinas de rosas, etc. Por eso decidí construir una bajita muralla de apoyo, que al mismo tiempo sirve como un borde del parterre elevado. En el mismo parterre está un césped, donde puede jugar el niño, siempre estando en la zona de visibilidad de sus padres. En el macizo hay bastante espacio para disponer ahí plantas bonitas, arbustos y pinos.

До и после